domingo, 23 de marzo de 2014

Y fuiste tú...

Y es como si cada día se creara un episodio más de tu existir, como si minuto a minuto fueras armando el capítulo que corresponde al subsistir del día a día. Cómo entender si en una noche de misterio y confusión intentas borrar cada momento vivido, como si buscaras de alguna u otra manera teletransportar tu mente a un recuerdo ajeno a la realidad, pero al abrir los ojos no puedes contener tu ira y frustración al despertar y entender que esto no es lo que quieres para ti.

Imaginar que la mañana siguiente la misma historia se repetirá, ¿será posible?¿Es probable que noche a noche busques cumplir ese papel que por mucho tiempo te mantuvo ocupada?
Intentando persuadir tu mente, llegas a un punto de equidad y tranquilidad, en donde no importa más lo que los demás quieran de ti, es ahí donde decides comenzar a vivir, a soñar, a reír, a gozar, a pensar y ser feliz. Cada paso que des, cada acción que realices, cada decisión que tomas definen el capítulo que redactarás hoy para ti.

... Sin darte cuenta, fuiste recomponiendo tus fuerzas y tomando el coraje de permitirte conocerlo más, de buscar más de lo fijado y permitirte aventurarte a una experiencia que muy pocos son capaces de lograr. Poco a poco fue logrando sacarte una sonrisa en donde denote el más dulce y tierno pensar de tu alma de niña, donde no existe odio, rencor y soledad; cada día era una aventura para ti, pues esperabas con tanta ansias el que te haga sonreír una vez más, buscando sigilosamente la compañía de esa gran persona que hizo de ti, cambiar la perspectiva de toda una historia pasada.

Aún con esa manera tan sutil de conversar, y esa sonrisa tan contagiosa, fuiste adentrándote a ese sin fin de risas y a esa manera peculiar de ver las cosas. Dejaste de indagar cada reacción y cada experiencia, olvidaste las comparaciones y el qué dirán. Pudiste recomponer cada uno de tus sentidos y seguir fiel tus instintos de mujer. Y aún con algunas dudas rondando en tu cabeza, seguiste firme con tu decisión, tantas caídas pasadas te enseñaron a ponerte de pie rápidamente y seguir tu rumbo sin mirar atrás. Y ahí fue donde aprendiste a maniobrar cada uno de tus tropiezos. Esta vez seria diferente para ti, pues lucharías por algo que sentías valía la pena luchar, y así fue...

jueves, 27 de junio de 2013

Al menos por hoy...

Sentir tu respiración mezclarse con la mía, como suave brisa en primavera, como aquel dulce susurro de un te quiero en el sublime deleite de tus caricias y un sin fin de pensamientos que invaden mi mente mientras surge el increíble deseo de tenerte... al menos por hoy.

Al menos por hoy, mis manos te acarician suavemente por intentar perpetrar mis emociones de alguna manera en tu interior. Mis labios te besan lentamente para así sentir tus labios humedecerse con los míos, sentir tu lengua y con ello sentir que en algún punto fui tuya y fuiste mio. 

Mis brazos abrazan tu cuerpo tibio fuertemente hasta sentir que somos uno solo, tu cuerpo se adentra al mío y solo siento que mi mundo cambia y mi estado se desarma frente a ti, mis emociones fluctúan en el espacio sórdido que hemos creado y quedo atrapada en ese deseo subliminal que se ha apoderado de mi.

Al menos por hoy, el sonido de tu voz queda atrapada en mi imaginación y escucho su melodía tal cual pájaro canta en el ocaso del pronto anochecer.

Mis fuerzas se acaban, mi respiración se detiene, y por un segundo siento que mi corazón espera a latir junto al tuyo, mis manos vuelven a tocar tu pelo, a sentir tu rostro, a rozar tus labios, a acariciar tu cuerpo hasta llegar a impregnar tu fragancia en mi interior.

Al menos por hoy, quiero ser tuya.
Al menos por hoy, quiero que seas mío.
Al menos por hoy, quiero tenerte a mi lado y amarte.
Al menos por hoy, sentir tu cuerpo con el mío y saber que solo existo yo para ti.
Al menos por hoy, mis lágrimas no dibujaran sonrisas en mi rostro perdido en el tiempo y el espacio que han hecho de mis emociones un torbellino de pasiones con sabor agridulce que encanta pero desarma mi mente y mi alma con cada uno de tus detalles.

Al menos por hoy, fingiré no amarte y seguiré siendo tan fría e indiferente.
Al menos por hoy, seguiré este juego en donde tú eres el ganador y yo, simplemente quien pierde todo por tenerte al menos por hoy...










 

miércoles, 5 de setiembre de 2012

El fuerte sonido de un suspiro que quebranta cada uno de tus sentidos, que te enceguece hasta llegar al punto de actuar sin pensar alguno, tan sólo con el terrible deseo de ocultar la sin razón de tus acciones y dejar que el momento se apodere poco a poco del juicio de tus decisiones.

Y a pesar que ello implicase aceptar un momento de debilidad, a pesar de ello, no pudiste contener tus ganas. Tu mente te bloqueó por completo y sólo te dejaste llevar por el silencio de la noche, las miradas penetrantes, las caricias que hacían que se activará más el deseo de continuar con dicha locura. Todo esto se mezclaba con la inmersa oscuridad de aquella noche y con el sentido inquietante de permitirte doblegar tus emociones y dejarte arrastrar por el torbellino de pasión, deseo e ilusión.

Y aunque en ciertos momentos tuviste la sensatez de detener aquella situación, tus sentidos ya estaban totalmente fallidos. No podías controlar cada uno de ellos, controlando por completo cada una de tus acciones. Aún sabiendo que las cosas no andaban bien, te dejaste caer en sus brazos y sucumbirte en el deleite y deseo de ese beso que te llevo a imaginar cosas inimaginables, a reencontrarte con emociones que habías creído perder hace mucho tiempo. Uno a uno podían contemplar y entender que podría causar aquel beso que motivó el inicio de una noche de pensamientos contradictorios y deseos inminentes...

lunes, 28 de febrero de 2011


Érase una vez un pájaro, adornado con un par de alas perfectas y plumas relucientes, coloridas y maravillosas; un animal hecho para volar libre e independiente, para alegrar a quien lo observase. Un día, una mujer lo vio y se enamoró de él. Se quedó mirando su vuelo con la boca abierta de admiración, con el corazón latiéndole más de prisa, con los ojos brillantes de emoción. Lo invitó a volar con ella, y los dos viajaron por el cielo en completa armonía.

Ella admiraba, veneraba, adoraba al pájaro; pero entonces pensó: "¡Tal vez quiera conocer algunas montañas distantes!". Y la mujer tuvo miedo. Miedo de no volver a sentir nunca más aquello con otro pájaro. Y sintió envidia, envidia de la capacidad de volar del pájaro.

Y se sintió sola.

Y pensó: "Voy a poner una trampa. La próxima ver que el pájaro venga, no volverá a marcharse."

El pájaro, que también estaba enamorado, volvió al día siguiente, cayó en la trampa y fue encerrado en la jaula.

Todos los días ella miraba al pájaro. Allí estaba el objeto de su pasión, y se lo enseñaba a sus amigas, que comentaban: "Eres una persona que lo tiene todo". Sin embargo, emepezó a producirse una extraña transformación: como tenía al pájaro, y ya no tenía que conquistarlo, fue perdiendo el interés. El pájaro, sin poder volar ni expresar el sentido de su vida, se fue consumiendo, perdiendo el brillo, se puso feo, y ella ya no le prestaba atención, excepto para alimentarlo y limpiar la jaula.

Un buen día, el pájaro murió. Ella se puso muy triste, y no dejaba de pensar en él. Pero no recordaba la jaula, recordava sólo el día que lo había visto por primera vez, volando contento entre las nubes.

Si profundizase en sí mismo, descubriría que aquello que la emocionaba tanto del pájaro era su libertad, la energía de las alas en movimiento, no su cuerpo físico.

Sin el pájaro, su vida también perdió sentido, y la muerte vino a llamar a su puerta. "¿Por qué has venido?", le preguntó a la muerte.

"Para que puedas volar de nuevo con él por el cielo -- respondió la muerte--- Si lo hubieses dejado partir y volver siempre, lo admirarías y lo amarías todavía más; sin embargo, ahora necesitas de mi para poder encontrarlo de nuevo..."
By Paulo Coelho - Once Minutos

domingo, 21 de noviembre de 2010

Con un respiración acelerada, y con pensamientos girando uno a uno por mi cabeza, luchando en tomar la decisión correcta. Aún sabiendo que colgaría el teléfono con lágrimas en los ojos y con el sabor de derrota y desilusión una vez más, aún con ello cogí el teléfono, marqué tu número y te escuché.
No pude evitar comenzar a temblar y fingir que no me afectaba sentirte tan cerca, después de este tiempo. Pude darme cuenta de la incomodidad que ocasioné y del aparente cambio que este tiempo hizo en los dos. Traté de respirar cada vez que pronunciaba palabra alguna, afirmaste darte cuenta que no me encontraba del todo bien, y eso me afectaba aún más.
Mis ganas no pudieron más, y empecé a llorar, nuevamente, sabiendo que dicha llamada destrozaría mi ser, lo hice, y así fue. Pronunciaste sólo un "perdóname" y no controlé el llanto que surgió de mi, quería pedirte mil cosas: que no te vayas, que no me dejes, que me escuches, que me ames; pero al mismo tiempo, quiero olvidarte por completo y alejarte de mi vida, porque tu presencia me atormenta y tu recuerdo me hace mal, y me pierde en un mundo sin salida, sin amor, sin esperanza, sin razón.
No quiero aferrarme a tu recuerdo, no quiero vivir nuevamente en este torbellino incontrolable, quiero arrancarte de mi ser COMPLETAMENTE, y continuar con mi vida, y aunque no entienda el motivo de tu decisión, ni cómo surgió ni porqué, necesito rehacer mi vida por completo pues destruiste cada armamento, cada muro que pude construir para no salir lastimada.
Di tanto por esta relación, sufrí tanto por ella, luché hasta el final, y el resultado al final resultó ser el mismo de siempre. Traté de alcanzar lo inalcanzable haciendo que me estrellara una vez más contra la realidad. Quizá si hubiera tenido más precaución de lo que podría venirse, muchas cosas no hubieran pasado. Sólo hubiera deseado dejar que cure cada cicatriz que dejaste en mi, así no dolería tanto tu partida y sólo quedaría una pequeña marca que el tiempo se encargará de borrar. Ojalá hubiera funcionado así para mi...



sábado, 14 de agosto de 2010

Como duele botar una lágrima cada noche, viendo al espejo cómo te destroza el interior, dormir con la almohada mojada de tanto dolor, levantarte y sólo ver tu cara desesperada que ya no aguanta otro día llorando, se te están acabando las lágrimas, ya te has aburrido de contarlas noche a noche y más de alguna vez una mañana lloraste... Se han cansado ellas mismas, fueron decidiendo cuando caer, pues estás tan harta de llorar tanto que hasta la luna te consuela y la lluvia te acompaña derramando el llanto...

¿Qué hiciste tú? Preguntas incesantemente, intentando buscar una respuesta en el absurdo mundo de lo incomprendido, ¿cómo pudo pasarte esto?, pues siendo aún una niña, descubriste un mundo de oscuridad y dolor. Y a pesar de todas las veces que quisiste luchar contra ella, sus fuerzas no te lo permitieron, creíste ser la culpable de los sucesos y dejaste una a una dejar caer tus emociones, tus esperanzas, tu inocencia.

Ahora la depresión era tu mejor aliado, creíste poder engañar a tu mente y a tu corazón, sin darte cuenta que entrabas a un mundo desconocido de perdición y desamor.

Hiciste de tu vida un espejismo, y eso dio pase a que las personas se aprovecharan de tu persona, de tu vida, de tu ser. No podías contra todo ello, y aunque lucharas con todas tus fuerzas, tu mejor aliado, la depresión, te jalaba más y más.

¿Qué fue de tu vida? ¿De tu inocencia? ¿De tu persona? ¿De tu corazón? Fueron desapareciendo uno a uno, opacados por el sentimiento tan fuerte de dolor. Dejaste que formaran una alianza contra ti y atacaran lo más profundo de tu alma…

Dejaste pasar los años, sin intentar luchar contra esa corriente; creíste poder superarlo y hacer de esos recuerdos sólo pesadillas, pero que en cada uno de ellos no pudiste despertar…

Sin embargo, otra vez vuelves a la misma pesadilla, abres tu mente y tu alma y destierras todo eso que alguna vez fingiste olvidar. Hoy todo se vuelve gris en tu mente y nada puede devolverte esa tranquilidad que intentaste construir…

Hoy ves el pasado en tu presente y huyes, corres despavorida, pues no lo quieres cerca de ti.

Hoy como nunca te derribaron los recuerdos del pasado y por primera vez aceptas que te mantuvieron callada por mucho tiempo, creando en ti la persona que eres ahora.

Hoy sin más ganas de nada, lloraste… lloraste sin consuelo alguno. Tu pasado te persigue, el presente se te esconde y el futuro se ahuyenta de ti.
¿En dónde estás?, preguntas sin cesar ¿Qué haces aquí?, en este mundo que sólo te brindo rencor y dolor; y sólo puedes escuchar lo que dice tu cabeza, ahora tu corazón poco a poco se sumerge en un mar de lágrimas y así, de esa forma, sientes que deja de existir en ti.

Te quedas perpleja de recordar y visualizar todo lo que alguna vez viviste, ¿por qué no hiciste nada al respecto? Preguntas sin cesar, mientras tus lágrimas se convierten ahora en tu fiel aliada, ¿qué debes hacer ahora? Vuelves a preguntare, creyendo que esto llegó a su final y no hay más remedio que hacer de tu vida…

¿Fue tu culpa?... es la pregunta que debes realizarte ahora, ¿lo fue?, ¿qué esperabas tu de ello? ¿Acaso esperabas que alguien te tratara como te han tratado?, ¿Qué te lastimaran como te han lastimado? Si no es así, entonces ¿por qué sigues castigándote? ¿Por qué permites que sigan tomando tu vida y la pisoteen de esa manera? ¿POR QUÉ?

Dejaste que el infierno que existe en este mundo se apoderara de tu alma, y sin darte cuenta, aceptas el hecho de que permanezcas en ese mundo, dime tú, ¿perteneces a él?...

Por primera vez entendí el porqué de tus acciones, el porqué de tus conflictos emocionales. Hoy comprendí que no eres feliz, y esa sonrisa que has dibujado por mucho tiempo, poco a poco se está borrando. Estás permitiendo que lo único que te quedó de refugio, tu sonrisa, se lo lleve otra persona que te lastima tan igual como los demás lo hicieron. ¡No lo permitas!, pues si vieras lo que nosotras vemos, te darías cuenta que estás cavando tu propia tumba.

Mereces mucho más de lo que tienes ahora, no necesitas de nadie para que te recuerde lo valiosa que eres, no necesitas de nadie para que te consuele y te diga que hacer y más aún, no necesitas de nadie que te diga cuánto te ama para que tú, al fin, te sientas querida… Sin embargo, cuando te sientes indefensa y buscas refugio en otras personas, estas sólo te recuerdan el porqué estás sola y el porqué, a su pensamiento, nadie te podría querer. ¿Eso prefieres? Dime, porque de solo pensarlo se me parte el alma.

Mereces muchas MÁS de lo que tienes ahora. MUCHO MÁS…

Afirmas sentirte sola y sin nadie en quien apoyarte, pero siempre estará un ángel que te esté cuidando, no lo dudes, nunca lo dudes, pues ese ángel busca desesperadamente que su niña vuelva a sonreír. Esa tierna y alocada niña que tuvo la suerte de verla convertirse en toda una señorita, vuelva a sonreír. No busques ahuyentar el recuerdo y el deseo de tu papi con personas que no valen la pena.
No permitas que te digan quién eres, porque si das pie a ello, caerás en un mundo de angustia y desilusión. Sólo sé fuerte y convierte toda esa negatividad que has tenido en algo poderoso y productivo para tu vida. Enfoca todo ese amor que tienes por tu papi en cambiar tu forma de ver la vida, y más aún, cuando te sientas sola recuerda que hay muchas personas que te aman tanto como te amó él y ese amor permitirá que te ames mucho más, pues para mi, y para todas tus amigas que darían todo por verte feliz, sabemos que eres como un diamante en bruto que sólo necesita ser pulido para brillar tanto como una estrellita.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Entrelazadas

Uno de los temores más grandes que tuve en toda mi vida juvenil, se volvió realidad. Ese miedo que se alojaba en el fondo de mi alma y que iba surgiendo poco a poco hoy se descontroló por completo...

Tantas veces te vi llorar, pero nunca por mi; y creo que esta vez fue mucho más doloroso que en otras decepciones que hayas tenido. Fue desgarrador ver como tu alma se te venía encima y las lágrimas empapaban tu fino rostro, como desaparecía esa personalidad tan fuerte que tienes a una debilidad totalmente irreconocible, no podía creerlo...

Intentaba consolarte, pero ¿qué más podría decirte para que te calmaras y las cosas volvieron a cómo fueran antes? No había consuelo, ni palabras, ni acciones que pudiera realizar para suprimir ese gran dolor que te había causado, y eso más me carcomía mi ser, mi vida.

Lloré junto a ti y te abracé con mucha fuerza, pero aún así, no bastaba. Trataba de explicarte una y otra vez el por qué de mis acciones, pero tus fundamentos parecían ser mucho más fuertes que los mios, y eso me dejaba pensando aún más si mi racionamiento tuviera algún fundamente. No lo sabía...

Luego de un largo silencio pude decir algo.. Perdón... y te quedaste muda por un segundo, al momento reaccionaste y volviste a llorar, eso me desgarró aún más, me di cuenta que nada volvería a ser igual y eso me dolía aún más... Dime, ¿qué puedo hacer?

Traté de salvar todo y decirte todo lo que oculté en esos 19 años de mi vida, aunque me reserve por mucho y traté de no hablar, lo hice... Te quedaste petrificada, sin palabras para que esta vez tú me consueles a mi, comencé a hablar y hablar cada uno de los detalles que oculté toda mi vida y estuvieron destruyendo poco a poco mi alma... Tú no podías creerlo, era como si un mundo formado por ti, se destruyó por completo al darte cuenta de la verdadera realidad... Quizá pensaste ¿en qué fallé?, pero mi respuesta es en nada... Es el mundo, la vida, la realidad, las personas, son esos caracteres que hacen la vida miserable a los demás; problemas siempre los habrán, sólo hay que sobrellevarlo y eso me determiné a hacerlo...

Decidí llevar el sufrimiento yo sola en mis hombros, con el fin de no verte llorar a ti, verte sufrir, verte pensar y horrorizarte por las tantas cosas que puedan pasarme, no lo quería así, y por eso lo callé por tanto tiempo... Ahora que lo sabes, lo siento... y te amo, tanto que haría lo que fuera por no verte llorar y si eso requiere dar mi vida por eso... lo haré

viernes, 28 de agosto de 2009

Voces y Pensares

Murmullos, voces susurrantes
mis manos deslizándose en la oscuridad,
buscando tu piel
amarrando el suspiro que vibra al compás del mio.

Mis labios rozando los tuyos,
despacio rompiendo el silencio
jugueteando con tus labios
buscando el ardiente camino de tus deseos.

Inventando con mis dedos
una nueva caricia
que se funda dentro de tu ser
y a la vez dentro del mio.

Desesperada trato de persuadirte,
pero tu intensa tranquilidad
me sujeta y retiene
haciendo que vuelva a este incontrolable jugueteo
que los dos estamos ejerciendo.

Tu mirada se entrecruza con la mia
y al instante la desvío con una sensación
exremesedora y exaltante a la vez,
sintiendo así que mi piel se escarapela
y mis mejillas se ruborizan más y más...
Mi voz, la voz se me entrecorta
y siento cómo cada vez me intimido más,
pero tu me observas con detalle
y con un simple "te quiero"
haces que mi ambiente vuelva a su estado normal...

Y aún así..
Son esos silencios que asustan,
y recuerdos que no volverán,
miradas que aún se buscan
y jamás se encontrarán.

Laberinto de palabras
y una historia sin final,
rompecabezas inconclusos
que no me dejarían avanzar.

Los sonidos de la noche,
la oscuridad y la brisa,
la claridad en tus palabras,
la música de tu risa..

En tu voz esa dulzura,
en el aire tu escencia
y en tus ojos transparentes,
ese toque de inocencia...

Y pese a ello
Me gustaría ser algo más que una sombra
ser más que un instante fugaz
algo más que un vano afán,
quiero ser una huella profunda
imborrable,
un recuerdo eterno
la única verdad que viva en ti,
al punto que tiembles ante el olvido.

jueves, 27 de agosto de 2009

Necesito

Necesito una tarde gris con lluvia fina
de esa que casi no moja,
con un ocaso perfecto.

Una tarde llena de soledad, llena de silencio
una tarde mojada de pasado, empapada de futuro
una tarde cualquier para envejecer tranquila.

Necesito la quietud de la nostalgia,
una tasa de té caliente
y acostarme sobre mi sombra vacía
para sentir que estoy viva...

Necesito llorar por dentro con los ojos abiertos,
estáticos, mudos..
fijos en ti, sobre ti
alrededor de ti...

Necesito arrancarme la máscara del rostro,
mirarte con mis propios ojos
sentir la libertad de mis pies descalzos.

Necesito caminar junto a ti,
como si nos conociéramos,
como si no existiera nadie más.

En esta tarde gris con esta fina lluvia
que casi no moja,
en este ocaso perpetuo
en el que envejecemos juntos.

Y te fuiste sin decir adiós,
estabas ya muy lejos
cuando tus ojos me miraron,
era ya muy tarde
cuando creí escuchar que me llamabas.

Entonces no tenía caso correr
por que mientras trataba de alcanzarte
caías en el abismo de lo irreal
de lo absurdo...

Entonces, no tenía caso llorarte
por que mis lágrimas eran sal,
no significaban nada más,
ya te habías acostumbrado a ellas,
muchas veces se derramaron
y aún así no estás...

Por ende, no te diré adiós,
ni te daré una mirada con ojos humedecidos,
tan sólo escucharé tus pasos,
aquellos que se pierden cuando entras
ahí al camino del olvido,
de la distancia
y del fatal desamor.

martes, 30 de junio de 2009

Vivimos tanto tiempo cegados, obsesionados, compenetrados con una realidad ilusa, confusa y sin un futuro prometedor...

Vivimos tantos segundos pensando en que corran los minutos, tantos minutos esperando que pasen las horas, tantas horas rogando que concluya el día, tantos días esperando el fin de semana, tantos meses esperando el año nuevo... y tantos años ¿esperando qué?... Esperando comprender el significado de la vida y darnos cuenta del tiempo perdido...

Hoy comprendiste el sentido que tomar, hoy comprendiste que nunca necesitaste de él.. Viviste cegada por tanto tiempo, obsesionada por ser mejor __ para él __ compenetrada con una relación confusa, ilusa y sin un futuro prometedor... Pasaste los segundos, minutos, horas, días, semanas, meses y años pensando, soñando, ilusionándote, olvidando y callando todo...

Pasaste horas tras horas llorando; días enteros callando; semanas pensando; meses fingiendo ser lo que él quería que fueras para al fin, después de años, darte cuenta que nunca fue para ti. Ahora comprendes, y sonríes... la vida te dio mil golpes, que no supiste esquivar pero si afrontar, valorar y con ellos aprender a ser mejor...
Aprendiste tanto para que en menos de un segundo él haya borrado todo pensamiento, aniquiló tus fuerzas, manejó tus deseos, creó antojos de venganza, cultivó dolor y cosechó temor en tu interior... Dominó cada una de tus partes , sembró miedo en tus ojos, te mantuvo atada por tanto tiempo que te acostumbraste a esos nudillos_ ¿sangras?, _ pero el dolor ya no lo sientes, ya no te es ajeno.. Tus lágrimas se volvieron tu sonrisa, tus gritos se volvieron melodías, tus sueños se volvieron espejismos, tu voz se convirtió en eco de la noche y tu razón se convirtió sólo en confusión...

Cuando al fin intentaste verte al espejo, lo único que apreciaste fue sombra en tu interior... observabas lo que él quería que veas, pensabas lo que a él le gusta pensar, actuaste como a él le gusta que actúes... Y poco a poco te diste cuenta que esa no es vida, no para ti.. Intentaste emprender un nuevo camino, pero cada vez que dabas un paso él regresaba haciendo que retrocedas dos más.
Luchaste con todas tus fuerzas para soltar una a una las sogas que te ataban a él vendiendo tus recuerdos y buscando unos nuevos. Cuando al fin sentías tu libertad, él te encontraba y volvía en ti esa ilusión de algo imposible...
Era capaz de derrotar todos tus instintos y opacar todos tus ideales, tapaba tus ojos con sus propias manos pero tú creías que era la noche, callaba tus ideas con un grito y tú culpabas al viento susurrante, cobraba su venganza con cada lágrima que derramabas pero tú acusabas a la lluvia...

¿Qué más pruebas necesitas?
¿Qué más preguntas debes hacerte?
¿Qué más sueños debes crearte?
¿Qué más historias quieres formar?
¿Cómo hacerte entender?
Dime, ¿qué puedo hacer para hacerte entender?

______________________________________________

Imaginaste este momento, tanto tiempo dormida te hizo olvidar el significado de luchar por algo, de querer a alguien, de sentir ese cosquilleo que muy pocos pueden lograr...Sin embargo ahi te encontrabas tú, pensando, riendo, soñando, sintiendo mil emociones, mil experiencias, mil recuerdos que con un solo beso se volvieron pasado... Ahora ¿lucharás por ello?, ¿cómo sintiendo mucho, podrás ignorar esa emoción? ¿Seguirás el camino que por mucho tiempo te llevó a perder tu propio sentido? ¿Esperarás a que el tiempo te diga que hacer?, o decidirás tomar tu propio rumbo y buscar lo que alguna creíste olvidado...

Tantos años pensando, sufriendo y recordando la misma historia, ¿para qué?¿para decidir sufrir más y más? No te has preguntado, ¿quién es el victimario ahora? ¿tú o él?
No apagues esa luz que comenzó a resplandecer, elige tu camino, tu vida, tus metas y más aún elige tu felicidad... ¿De qué te sirve? Dime, ¿de qué te sirve dar todo por alguien que perdiste hace mucho? Valora tu vida y sobe todo tu persona, por que habrá alguien que al igual que tú, sienta haber perdido todo y no sabe como emprender un nuevo destino...

Entonces, ¿qué esperas?